Amigos peruanos,
 

Viajaré a su hermoso país peruano del 1 al 10 de octubre de 2017 (del 2 al 5 a Cuzco, y del 6 al 10 en Lima). Antes de que llegue, he estudiado un poco lo que está sucediendo en su país en cuanto al « avance » de los derechos LGBT y de lo que les espera si no hacen nada o continúan usando los mismos argumentos y métodos.
 

Mi nombre es Philippe Ariño. Soy francés, católico, homosexual continente, autor de libros sobre la homosexualidad (incluyendo Homosexualidad en Verdad, así como mi último libro, Homo-Bobo-Apo). Tengo un gran conocimiento de la cultura homosexual mundial, del Género, de la Unión Civil, del « matrimonio homosexual » y de la Francmasonería. He visto los errores cometidos en Europa y que ustedes no deben repetir. También veo lo que sucede en el mundo (viajé al Líbano, a la Costa de Marfil, a la Martínica …) y conozco la forma perversa y bienintencionada que toman las leyes pro-gays.
 

Para ahorrarles las trampas que su gobierno les está tendiendo, y especialmente para prepararles para nuestro encuentro en Cuzco y Lima, les propongo que se reorganicen y revisen totalmente su estrategia. ¡ Es un giro, un cambio de look completo, al que les invito !
 

Aquí está a grandes rasgos mi hoja de ruta, que servirá de base para nuestro ciclo de conferencias peruanas, y que dista mucho de parecerse a un simple testimonio sobre « Cómo acoger a las personas homosexuales », sobre el « Ser católico y homosexual : ello existe y es posible, escuchen mi testimonio » o sobre « ¿ Qué propone la Iglesia a las personas atraídas por las personas del mismo sexo ? ». Nada de eso. Conmigo, no escucharán un testimonio. Será un análisis. Análisis que concierne a todos, y más aún a los líderes pro-Vida (políticos, abogados, juristas, psicólogos, sacerdotes, militantes…), a los católicos, a los jóvenes, y a las personas que se imaginan no ser afectadas por la homosexualidad.
 

Para resumir y darles el menú de nuestros intercambios, quisiera advertirles primero acerca de los errores que evitar, y luego darle claves para llevar a cabo nuestra lucha :
 

1) Los errores que evitar :

– tener miedo a la homosexualidad, considerar que no existe y que es un falso problema, y hablar en lugar de las personas homosexuales.

– limitarse a un tratamiento emocional, sentimentalista, miserabilista, clínico, de la homosexualidad, a un simple testimonio, o pensar que, porque hablamos de ésta, la justificamos o, por el contrario, la demonizamos.

– conceptualizar los problemas, en lugar de mirarlos de cara, e histerizarse sobre unas palabras (« ideología, dictadura, Francmasonería , Izquierda, Género, Lobby LGBT », « propaganda gay », etc.), o bien sacralizar conceptos innegables (familia, educación, niños, matrimonio, etc.), para al final oponerse mal a los libertarios progresistas.

– Hablar sólo sobre el niño y defender un fondamentalismo familiarista integral.

– banalizar la Unión Civilpara evitar el « matrimonio homosexual » (mientras que es una misma ley…).

– desuniversalizar la homosexualidad a fin de reducir su influencia.

– despreciar o caricaturizar la sinceridad de los pro-Género, endurecer el tono contra ellos, caricaturizar sus argumentos ; por ejemplo, creer que quieren « homosexualizar el planeta », o convertir a los niños en niñas, o que están en contra de la familia, o están en contra de la Iglesia, o que son todos de izquierdas : los pro-gays se ríen de ustedes e incluso les inventan otras intenciones.

– amoldarse a los movimientos pro-Vida españoles o norteamericanos.

– considerar que los movimientos pro-Vida no tienen absolutamente nada que reprocharse dado que sus objetivos son justos. ¡ Hará falta atreverse a la autocrítica !
 

2) Las soluciones (aunque podamos pensar que la batalla es, de hecho, hasta la fecha, ya casi perdida):

– dejar de considerar la homosexualidad como una irrealidad o un pecado (cuando ésta no se practica, sólo se reduce a un « signo de pecado ») ; enfrentarse a ella ; dejar de despreciarla o de considerarla como un subtema y una trampa ; poner la homosexualidad en el centro de nuestras reflexiones y entender por qué sólo ella puede salvarnos de la oleada gay friendly que está afectando todos los países del mundo, incluyendo a Perú que se oponía al 65 % a las Uniones Civiles en 2013.

– constituir un grupo sólido de testigos homosexuales peruanos, y capacitarlos para hablar de la homosexualidad, de la homofobia y sobre todo de la heterosexualidad ; mostrarles el poder del papel que la Iglesia y la homosexualidad continente les dan ; advertirlos también contra los ataques que van a sufrir (por parte de los progresistas, pero también – y eso es sorprendente – por parte de los pro-Vida católicos y de ciertos cardenales).

– Poner a las personas homosexuales peruanas verdaderamente católicas, así como a los periodistas católicos, al trabajo respecto a la heterosexualidad ; huir del enfoque natalista, familiarista, libertario o complotista comúnmente elegido por los pro-Vida latinoamericanos ; dicho de otro modo, salir urgentemente del proteccionismo (histérica y amenazador) pro-niños y pro-libertad (libertad de expresión, de educación, de religión) ; parar de victimizarse ; mirar de cara el acuerdo tácito de los pro-Vida con la homosexualidad y con las Uniones Civiles ; dar cuenta del arraigo de las ideas LGBT en Perú (en relación con la corrupción estatal, con la propaganda sentimental televisiva) ; mirar el estado actual de la Iglesia universal, de la enseñanza católica y de vuestra juventud (la impregnación de la homosexualidad y de la masonería dentro de la Iglesia, el reciente apoyo del Papa Francisco a la Unión Civil) ; realizar un balance interno antes de culpar al mundo exterior ; analizar la parálisis de los medios supuestamente « católicos » y « pro-Vida » en cuanto a la homosexualidad.

– identificar cómo pasan las leyes pro-gays en los otros países, para no imitar a los países occidentales ; comprender los errores de los colectivos familiaristas (y muchas veces inconscientemente homófobos) como Con mis hijos no te metas , que copian los francmasones de ultraderecha pro-Vida europeos como Hazte Oír o Citizen Go o La Manif Pour Tous ; analizar algunas cuentas Twitter de los pro-Vida para ver sus argumentos desastrosos ; descifrar la ineficiencia de las Manifestaciones Para Todos en Francia, o de la Marcha Nacional del 4 de marzo de 2017 en Perú.

– identificar al enemigo : la heterosexualidad (y sus sinónimos : « igualdad de oportunidades », « diversidad », « derechos », « igualdad », « pluralidad », « lucha contra las discriminaciones, etc.) ; analizar la retórica de la ministra de Educación Marilú Martens y las buenas intenciones de su Currículo Nacional ; comprender los argumentos de Carlos Bruce ; ver los disfraces que viste la propaganda LGBTheterosexualidad », « igualdad entre hombres y mujeres », « valores », « amor parental », « progreso », etc., y lo más inesperado : el Catecismo de la Iglesia Católica, mal defendido por los aparentes guardianes de la Santa Doctrina tales como el cardenal Sara, y quienes sin embargo imponen una auténtica censura sobre la homosexualidad y sin saberlo apoyan las leyes que condenan).

 

Sin exagerar, nuestras reuniones serán cruciales para su país. No se lo pierdan. Gracias por difundir la noticia.
 

Philippe Ariño