La « tristeza », no son las supuestas « herejías » atribuidas abusivamente al Papa Francisco (nunca éste ha dicho que el infierno no existía, ni que la Virgen era más importante y más amable que su Hijo, ni que el pecado no existía, etc. : sobreinterpretaciones abusivas). La tristeza, es la acreditación de muchos neofariseos « católicos » de lo que dicen esos « traductores » televisivos deshonestos, mentirosos, sedevacantistas y (creo yo) enfermos paranoicos. Este programa anti-Papa es una verguënza. Y el hecho de que yo lo diga no me impide tampoco ver los límites de Amoris Laetitia y los límites del propio Bergoglio. « La Obediencia (a Cristo y al Papa) es mi mayor escudo. » decía santa Teresita de Lisieux (guiño a Francia : soy francés). ¿ Tan mal y tan apostatas y desobedientes sois en América Latina ? No me lo puedo creer. Por favor, despertad y obedeced.
 

(Una pregunta : ¿ José Camargo Melo es sacerdote católico ?)