Asombrosa focalización en la pedofilia (sacerdotal) para librar la homosexualidad de toda sospecha …
 

 

El escándalo actual de los 300 sacerdotes llamados « pedófilos » en Estados-Unidos es presentado de una manera especialmente deshonesta e hipócrita por los medios de comunicación, que echan toda la culpa no sólo a los sacerdotes directamente implicados (y fallecidos, en su mayoría), sino también a la jerarquía eclesiástica que los habría cubierto y habría cerrado voluntariamente los ojos. ¿ Pero quién ha justificado los actos pedófilos llamándolos « homosexuales » sino la sociedad civil y los libertarios anti-pedofilia pero pro-gays ? Da igual si os escandalizo diciendo esto, pero me baso en los hechos : a menudo la pedofilia sólo es la nariz postiza de la homosexualidad. La pederastia y la homosexualidad colisionan regularmente y de manera no causal, no sistemática, pero real y recurrente : el muy reciente caso del Arzobispo McCarrick, por el cual se habla de pedofilia sacerdotal mientras que se trata sin embargo de homosexualidad sacerdotal – los sacerdotes y los seminaristas que se encontraron en su cama eran en su mayoría adultos y « consenteros », ¡ y el abuso del adolescente es una excepción en el recorrido sexual y amoroso de este cardenal ! – lo demuestra. Nuestro mundo condena por delante (pedofilia, incesto, violación) lo que promueve por detrás (homosexualidad, culto de lo joven, « Amor que no tiene edad ni sexo »).

 

Así que NO, no son únicamente ciertos miembros de la Iglesia de arriba quienes protegen a los curas pedófilos : es sobre todo el mundo profano, anticlerical y pagano quien condena las consecuencias (pedofilia) cuyas causas valora (la creencia en el « Amor sin Fe ni Leyes » basado principalmente en la creencia en la « identidad » y el « amor » homosexuales). Y cuando se nos anuncia ahora mismo un montón de dimisiones presentadas al Papa Francisco por obispos o cardenales por haber « encubierto actos pedófilos », en realidad, no nos engañemos, no suelen ser actos pedófilos que se encubren sino actos homosexuales (a pesar del anuncio público). El adjetivo « pedófilo » es la palabra piadosa y paradójicamente puritana y suavizante para no nombrar/levantar la liebre – mucho más engorrosa para la Iglesia y mucho más voluminosa – de la homosexualidad sacerdotal (todo el mundo – incluyendo a las personas pedófilas – está en contra de la pedofilia y entiende por qué oponerse a ella ; sin embargo, pocas personas – incluso entre los católicos y sus líderes – sabrían decir por qué la homosexualidad es un mal y un pecado ; y asimismo, ¡ existe numéricamente muchos más sacerdotes y religiosos que practican la homosexualidad que la pedofilia !).

 

Por lo tanto, tened cuidado con los cazadores de cabezas de sacerdotes pedófilos : a menudo son activistas gays friendly y anticlericales ocultos, que explotan a las verdaderas víctimas de actos pedófilos sacerdotales para saciar su propia venganza en contra de la diferencia de sexos (el sacramento del matrimonio) y en contra de la diferencia Creador-criatura (Jesús y la Iglesia Católica). Ojo también con vosotros mismos : no sé a cuántos católicos veo que banalizan la homosexualidad (porque en el fondo la justifican en cuanto permanezca discreta) y luego se ofenden por la pedofilia sacerdotal tragándose todo lo que les sirven los medios y creyéndose erróneamente que la pedofilia es un problema mucho más importante y urgente de tratar que la homosexualidad. Abrid los ojos a lo que se esconde detrás de la cacería de brujas apuntada contra la pedofilia sacerdotal, ya que es una propaganda gay friendly A FAVOR DE la homosexualidad sacerdotal… y por lo tanto en contra de la Iglesia. Se trata sutilmente de una campaña de intimidación y de terror mediante la homosexualidad. Ni más ni menos.