Soy homosexual y católico. Y no me reconozco en absoluto en los mensajes protestantes o animistas difundidos en este reportaje colombiano de Telepacífico. Los testigos homos o trans que hablan acomodan lo que nos pide la Iglesia como les da la gana, reinterpretan la Palabra bíblica a su antojo, sólo tienen la palabra « Amor » en la boca (sin pensar que el Amor sin Verdad y sin la Cruz no es el Amor de Cristo). Ese reportaje nos miente totalmente y no nos respecta a nosotros personas homos católicas continentes. Les puedo decir que el rodaje que vamos a tener en Lourdes, con los siete testigos que hablarán, será la antítesis de aquel documental.