Capture d’écran 2016-04-12 à 21.16.40
 

Mensaje personal a los hispanohablantes que empiezan a leer mi libro. Primero, gracias por vuestro interés.
 

Y recibo ya las primeras reacciones sobre la heterosexualidad : « Una vez leído tu libro hay algunos conceptos que no logro entender bien y me gustaría que me los explicaras. Es por ejemplo el concepto de heterosexualidad y el lobby heterosexual. »
 

ES NORMAL ^^. Ya sé que es difícil. ¡ En Francia también les cuesta entender que el verdadero problema es la heterosexualidad ! ¡ Es mi Cruz cotidiana ! ^^ Pero cuando ilustro con ejemplos concretos, ya la gente se percata de la verdad que les presento.
 

Por ejemplo, para imponernos su ley del « matrimonio gay » en Francia , la señora Taubira se apoyó en seguida sobre la heterosexualidad, diciendo : « No veo por que denegar la adopción a las parejas homosexuales ya que se la dan a las parejas heterosexuales. » Mentira : ¡ sólo la dan a las parejas hombre-mujer que se aman !
 

Igualmente nos hicieron creer que el matrimonio fue siempre heterosexual (para luego justificar una igualdad con la homosexualidad). Pura mentira. El matrimonio no es una cuestión de orientación sexual (legalmente, antes que el « matrimonio » existiera, ¡ nadie le impedía a una persona homosexual casarse !) sino de diferencia de sexos. ¡ El matrimonio ES la diferencia de sexos !
 

Y podría seguir así con el coming out ( = salida del armario) y el mito de la « identidad homosexual », que se asientan principalmente en la creencia en la heterosexualidad (« No habéis escogido ser heterosexual. Yo tampoco, no he escogido ser homosexual ! »). Como lo he escrito en mi libro La homosexualidad en Verdad y como lo explico en este video, cualquier reivindicación pro-gay reposa en la creencia en la heterosexualidad : una diferencia de sexos vaciada de amor y de Cristo.
 

Todos los defensores del « matrimonio gay » se presentan como « heterosexuales ». También en Italia. Las personas homosexuales en general se callan. Y son muy pocas en proclamar claro y alto su homosexualidad, sobre todo sobre el terreno del militantismo LGBT. Los militantes a favor de los « derechos de los homosexuales » son más agresivos y vengativos que la mayoría de las personas homosexuales.