Mi respuesta a un chico que acaba de escribirme desde Brasil, y que me felicita al mismo tiempo que ataca a la Iglesia Católica de su país por salirse demasiado lentamente (a su parecer) del marxismo y de la « Teología de la Liberación » :
 

« Gracias por tu correo electrónico. Sólo puedo contestarte en español, lo siento ^^. El problema de fondo para mí no es el ‘neomarxismo’, sino que es por un lado la heterosexualidad (parodia de la diferencia de sexos, que incluso los católicos apoyan sin ver que la heterosexualidad es el diablo disfrazado de diferencia de sexos, y que nunca la Iglesia la defiende) y por otro lado el paganismo creciente y el rechazo de la Iglesia Católica (incluso por los católicos mismos). Yo soy de izquierdas (y no izquierdista, socialista, comunista, liberalista ni libertario), me opongo al derechismo y a la ultraderecha que son claramente homófobos y que no aman a las personas homosexuales. Fuertes ánimos.«