Lo que está pasando en el mundo es muy grave (y lo digo sin alarmismo) : se están montando jaulas de oro (o arcoíris) alrededor de las personas homosexuales, ya no se considera a la homosexualidad como una herida ni un miedo (a la diferencia de sexos) que se podría superar (y por lo tanto, lo es !), se encierra a las personas en una seudo « identidad », en un seudo « amor », y en un malestar identitario y amoroso real, y además, ahora, se estigmatiza a los cientificos, a los cristianos, y a cualquier persona que tratará de proponer otro camino para hacerlas salir de esa cárcel. Un delirio más de los homófobos gays friendly. Para colmo de males, esta ley de prohibición ya se generaliza a todos los países europeos (Malta empezó… Inglaterra sigue el paso). Estudiar la homosexualidad pronto será simplemente censurado, castigado y prohibido por esta nueva policía de la « diversidad ». Y las terapias – que a veces son necesarias puesto que existen personas muy heridas por la homosexualidad/transidentidad y que necesitan acompañamiento – van a hacerse (y ya se hacen) en neo-catacumbas… Estamos perdiendo el norte (y eso que yo puedo ser muy crítico/escéptico acerca de muchas terapias y creencias de « cambio de orientación sexual »…).