Muchos de mis defensores del momento están totalmente equivocados. El verdadero opresor no es el « lobby gay » y su « dictadura ». […]