Descubro con consternación que el lobby francés pro-Vida imita los métodos de grupos ultraconservadores pro-Vida españoles como Hazte Oír y CitizenGo (que se anuncian como « católicos »), circulando en un autobús (#FreeSpeachBus) anti-Género con inscripciones totalmente natalistas, ineficaces e inconscientemente homófobas, ya que la palabra « Género » (nunca asociada a lo que realmente es, es decir la heterosexualidad) reemplaza la palabra « homosexualidad » y su análisis. Estoy, por una vez, de acuerdo con la alcaldesa de París Anne Hidalgo: este autobús, además de ser inútil y de acentuar la confusión, procede de una verdadera homofobia. No tiene nada que hacer en Francia.