Actualmente, estoy escribiendo precisamente un libro sobre las terapias de conversión, y en particular sobre el discurso de los que se pretenden « ex-gays » o « restaurados » o « born again » o « en camino de santidad », y que han logrado casarse y tener hijos. Nunca hablan de homosexualidad (dicen que son « AMS » : Atracción por el Mismo Sexo) ; a menudo forman parte de sectas o son protestantes ; no comprenden el sentido del don de la homosexualidad al mundo y a la Iglesia (la continencia) ; instrumentalizan y manipulan los conceptos seductores espiritualmente de « santidad » y de « cambio » ; y, como de casualidad, sólo dan su nombre y no su apellido completo (al menos, en la presentación escrita). Para mí, es una parodia de santidad y de valentía, y un desvío grave de lo que son la continencia y la santidad. Este video nos va a ser muy útil porque es justamente lo que quisiera que evitáramos y que denunciáramos durante el rodaje de Lourdes (sin dejar de creer en la verdadera santidad, claro… pero no como los fariseos ni como los Mormones). Hay que denunciar este chantaje a la santidad, que también puede ejercerse en las esferas católicas, no crean.

 

Dicho sea de paso, ahora, en Francia, el Gobierno se va a atacar legalmente a dos asociaciones muy pequeñas (Torrents de Vie y Courage International) de acompañamiento de las personas homosexuales (son protestantes y católicas) y que no tienen ningún poder ni dinero comparado con las superestructuras de las Iglesias y sectas norteamericanas… Ni se atreve a disolver a la Iglesia de los Santos de los Últimos Días, que sin embargo reina soberana en el barrio homosexual de París desde hace 40 años (su sede se ubica precisamente en la entrada de la calle Sainte-Croix-de-la-Bretonnerie, en el umbral del Marais). Entonces resaltan la hipocresía, la cobardía y sobre todo el claro matiz anticatólico tácito del proyecto de ley contra las terapias de conversión.
 
 
 

Lo digo muy en serio : cada santo día, Le doy gracias a Dios de no haber nacido en América sino en Francia, y de no ser protestante. GLORIA A TI SEÑOR !