Recibo cada vez más videos de políticos de derechas – y secretamente católicos – que nos están llamando a un levantamiento y a un despertar de la derecha para salvar la « Vida », la « Familia », la « Patria », y la « Fe »/ »Civilización cristiana », supuestamente amenazadas por la Bestia que llaman « Izquierda progresista ».
 

Paren el carro.
 

Para mí, que soy de izquierdas (y orgulloso de serlo… y por tanto, respetuoso de la gente de derechas ; y distingo la izquierda del socialismo, marxismo, neomarxismo y comunismo, los cuales odio), se están equivocando de combate y de enemigo : nuestro enemigo no es « la izquierda progresista » ni el progresismo ni el modernismo, etc. Es el diablo. Y nuestro combate no es una civilización « de inspiración cristiana » ni la « familia/orden natural », ni la « sanidad », ni una « identidad nacional » (por muy católicas que sean sus « raíces »). Como católico, sólo defiendo a Cristo, a la realidad sobrenatural (no sólo la familia sino el celibato consagrado y la Iglesia!), y lucho (como persona homo) contra la « identidad homo » y la « práctica homo y hetero » que deberían ser nuestros principales enemigos. El resto, es pura ideología derechista, politiquera, conservadora, tradicionalista, patriota… por no decir fascista, facha, fundamentalista, masónica (aún cuando los masones de ahora pretendan ser « anti-Masonería »!).
 

La confusión en las filas derechistas, pro-Vida, e incluso clericales, es actualmente GRANDE y abismal. Creo que aquellos videos quisieran expresar finalmente el Cisma y la Pasión inminentes de la Iglesia Católica romana… aunque queda todo muy implícito, y que al fin y al cabo grupos pro-Vida están manipulando a sus « candidatos » a costa suya. Y esa advertencia, si la asumieran, sería genial. Pero no es el caso. Ni mucho menos.