Ya sé que el título de nuestro documental « Las Locas de Dios » a veces activa un debate, no gusta a todos, molesta a algunos que desean que salgamos por una vez del cliché vulgar y degradante del homosexual afeminado, de « la marica ». Pero lo defiendo porque :
 

1 – El título « Homosexualidad y Verdad » no atraería a ningún espectador e incluso desanimaría a aquellos que no creen en la existencia de « la Verdad », o que podrían tacharnos de vanidosos que se creen dueños de la Verdad.
 

2 – No hay nada como el humor, la autoburla (con un toque de impertinencia) en un título, para relajar a todos y mantenerse humildes. La « actitud de la loca » es al mismo tiempo una aparente humillación (una Cruz, un estigma), un aparente desprecio homófobo. Pero al final, resulta ser sobre todo amistad, convivencia, risotada. ¡ Y también es una debilidad o una facilidad que nos hace mucho reír a nosotros mismos ! Entonces, que las personas demasiado serias nos dejen divertirnos, por más que ellas no estén dispuestas a reírse con nosotros ni a cruzar las piernas como nosotros. Las locas también somos un poco nosotros. Solo hace falta que reemplacéis el término « locas » por « amigos ». Son casi sinónimos en este caso.
 

3 – El título « Las Locas de Dios » les gustó en seguida a amigos de confianza (¡ Gracias Jean-Yves y Stéphanie !) que tienen un gran conocimiento de los medios, de la comunicación, de la calidad y de lo artístico. Así que confío plenamente en ellos. E incluso fue validado por « enemigos de confianza » jaja (el testigo italiano que hubiera tenido que participar en el rodaje…). Eso es para mí la confirmación que ¡ hemos elegido el título correcto ! ^^
 

4 – Este título abarca a todas las personas homosexuales que pertenecen a la comunidad LGBT, incluidas las más rechazadas, las más criticadas, las más frágiles, las más « sucias », las más homosexuales y homosexualmente incorrectas, las más « vergonzosas », las más difíciles de llevar, aquellas que juegan un rol o que le dan prioridad al parecer en detrimento del ser. ¡ Por eso las preferimos ! Y las asumimos orgullosamente como partes integrantes de nuestra familia. Subrayamos – con este título – nuestra semejanza, nuestra fraternidad/sororidad de gustos, de actitudes, de condición, de vergüenza existencial, de humor.
 

5 – Por lo que he podido ver, por el momento, el título « Las Locas de Dios » ha sido odiado y despreciado solo por personas homófobas que defienden únicamente una homosexualidad respetable, discreta, « integrada », viril, casi invisible, incluso ausente, y que no aman a TODAS las personas homosexuales. Por lo tanto, este título es un « detector de homófobos »… por más que ellos lo vean como un signo de homofobia y de auto-maltrato por nuestra parte. Da igual. Nosotros tratamos de amar a TODAS las personas homosexuales, incluidas las « locas » que todos odian y con las que nos sentimos unidos. Y tratamos de tolerar (sin justificarlas) todas las imágenes y caricaturas de la homosexualidad, incluso las más insultantes. No estamos aquí para ser los representantes de una homosexualidad blanca, inmaculada, pura, aceptable a decir de todos, sosa, despolitizada y desmediatizada. Queríamos mostrar tanto la homosexualidad sabia/formal (ya la verán bastante en la película) como a la pillina (incluso provocativa y « piquante »). Una no puede ir sin la otra. Dios … y las locas, en resumen. ¡ Las toman juntas o las dejan ! 🙂