Estimados amigos,
 

Me entristece enterarme que Gerson, nuestro hermano peruano (y el montador de nuestra película « Las Locas de Dios »), está pasando por un período difícil,
 

porque, por un lado, material y económicamente, no encuentra salida e incluso se pregunta cómo va a hacer para comer (el divorcio de sus padres ; un papá que los abandona, los raciona y los deja sin recursos ; sin mencionar, para Gerson, la falta de empleo y de empleador ; y nuestra solicitud de donaciones para la película que no es realmente escuchada),
 

y porque, por otro lado, espiritualmente, es muy atacado (tuvo la valentía de decir públicamente que la tendencia homosexual es una realidad – íntima, social y política – en un país como Perú, donde sus compatriotas minimizan el fenómeno y prefieren esconderlo en un matrimonio, una familia o en una ilusión de « sanación/desaparición » milagrosa de la tendencia mediante la ciencia y la religión : suelen echarle en cara su supuesta « mala fe » por instalarse en su orientación homo y no ser liberado por Dios y por las sesiones de terapia de su psicóloga. Para los fariseos puristas, la continencia no es suficiente, sería una cobardía oculta, y ¡ reclaman una curación completa !…) lo que obviamente hunde a Gerson en un abismo de impotencia, de duda, de angustia y de remordimientos por haberse embarcado en la aventura de nuestro documental.
 

Por lo tanto, solo puedo volver a pedirles con sencillez a ustedes que reconsideren nuestra necesidad material, pidiéndoles, si pueden, y dentro de sus posibilidades, que participen en la hucha. De antemano, gracias por él. Y gracias por el equipo.